Lucy

Comienza la película y me atrapa. Voz en off, cambios de ritmos en las grabaciones y una situación de la que pocos escaparían con vida. Luego Norman (Morgan Freeman) aparece dando una conferencia que no hace más que seguir enganchándome: "Una neurona: estás vivo, dos neuronas: hay movimiento; y con el movimiento comienzan a suceder cosas interesantes". ¿Qué pasaría si alguien consiguiese utilizar el 100% de su cerebro? Se plantea en la película aunque he leído artículos en los que dicen que es un mito eso del 10%, en realidad lo usamos todo [aquí podéis ver otras teorías que se desploman (en inglés con subtítulos)], pero si pensamos en que consiguiésemos dominarlo totalmente las 24h (sin que supusiese un mayor desgaste físico) podríamos ser una versión de Bruce Lee ¿no? [lo de Lucy (la seductora Scarlett Jonhansson) me parece ciencia ficción, pero bien realizada].
La BSO me ha cautivado. Además (modo friki on) me encanta cuando sincronizan pasos con el ritmo o los movimientos de la cámara, luces u otros elementos. Para mí eso hace que te adentres todavía más en la trama (que repito: capta totalmente la atención). No me gustaría destripar la historia pero cuesta morderse la lengua cuando el cerebro y el corazón están como si se hubiesen tomado una buena dosis de azúcar, café, guaraná, mate, etc. (y no, por mis venas ahora sólo corren dos de esas sustancias, tampoco quiero que tras una danza frenética mi corazón decida tomarse un largo descanso). Me ha resultado súper interesante y pienso que muchas de las cosas que se dicen parten de una base lógica (como la desligación de las emociones que nos hacen ser humanos con el acercamiento a comprender cosas que antes no estaban a tu alcance) y creo que bebe de otras fuentes con las que disfruté: Donie Darko, El efecto Mariposa, Matrix, Origen, El señor de los anillos (cuando Gandalf le dice a Sam que no subestime a Gollum puesto a que no se sabe qué papel le queda todavía por representar o algo así), el documental ¿y tú qué sabes?, Waking life, etc.
Hace tiempo leí una reseña de A.Moreno sobre esta película. He tenido que releerla no con el fin de recomendarla ahora (porque de sobra sabía que me apasionó y creó más ganas de adentrarme en Lucy) sino por el simple placer de refrescarle a mis neuronas las acertadas palabras que le dedicó. Lo bueno de mi memoria (la parte negativa ya se sabe) es que puedo disfrutar del film sin tener reminiscencias o spoilers en mi cabeza y si se trata de un reencuentro puedo llegar a disfrutarlo como si nunca antes lo hubiese visto (también hay que decir que en ocasiones se enciende la bombilla y la recuerdo, en esos casos depende del nivel de atracción que posea el largometraje sobre mi persona para continuar o darle al...
                                                                        stop).