Pasos con suspiros.



En el interior de la memoria las hojas de octubre caen de otro modo, los fantasmas cenicientos se arrastran por nuestra piel como si fuesen parte de nuestra sombra y nos cargan los pies de pasos con suspiros. Cuando nos acercamos a lugares que bañamos con nuestro pasado... en ocasiones no queda ya casi nada de lo que un día fue y un latido de nostalgia pasea por nuestras venas.

Se hace sencillo caminar por los poemas visualizándonos como protagonistas porque ¿quién no anhela algún momento perdido en el ayer o quién no tiene miedos? ¿Quién no sabe que la muerte nos acecha?

El miedo, los escondites, los latidos,... todo se derrama en el papel o se emborrona en el olvido y Alejandro, consciente de esto, los deposita en manos de Orfeo para aliviar el peso en sus hombros, para que descanse su alma. Y ahora nos toca a nosotros degustarlos, acoger estos versos abandonados en el papel y darles un hogar en nuestras estanterías.